Balcón de Infantes

 

Balcón al campo

         

Febrero

 

El año 2018 nos ha dejado buenos recuerdos en lo que ha cultivos se refiere, ojalá y todos los años vinieran con la misma admiración; de todos es sabido, aunque también hay de todo, que el cultivo del olivo es vecero, ya lo dice el refrán “Tu hacienda en olivos, un año en terciopelo y cinco en cueros vivos”. Lo que ha de venir aunque no es cosa nuestra si debemos pensar las cosas. El hecho de haber sido un año récord en este cultivo, ya deberíamos ayudar a estos árboles, en tratamientos fungicidas, podas, abonados y reponer carencias que acontecen a causa de la pérdida de ciertos factores didácticos y nutritivos que se deberían analizar previamente, cosa rara en su mayoría; además hay otros factores a tener en cuenta, como son: las prisas por cogerla sin mirar el daño propicio, la escasez de mano de obra y el rendimiento graso. Por si esto fuera poco la aceituna ha caído mal desde el primer día y esto ha sido un grave problema; lo peor, creo, que después de todo este rifirrafe, nos encontramos con una cantidad inapreciable de aceituna muy baja de producto graso, sea admitida como extra; se supone que cuando la Cooperativa no lo contempla, sus razones tendrá. Esto quiere decir ¡Que no todo el monte es orégano! Independientemente de que cada cual haga de su capa un sallo, lo que sí está claro es, que la cantidad de aceituna obtenida este año, equivale a tres campañas normales, así que ¡viva el olivar y quien lo trujo!

El pistachero, este no ha gozado de los mismos privilegios, ya que, dado a la climatología, verano con temperaturas suaves, ha habido un porcentaje alto de pistachos cerrados. Debido a esto, hay una bajada de precios de más del 40% y a esto hay que arrimarle las pérdidas por el daño ocasionado por las urracas y otras aves, cuando están maduros y comestibles.

Los conejos tampoco se quedan atrás, los caminos, ya te puede dar algo, como circules con algo delicado. El papeleo diario para solicitudes de todo tipo, más de lo mismo… ¡pero esto no es dictadura! Esto es, “que si quieres lo haces, y si no también” o de lo contrario, atente a las consecuencias y no descartes que en lo sucesivo sea más afable. ¡Yo no sé hasta dónde vamos a llegar!

Challenger

 

Para que los tractores agrícolas más pesados no se hundieran en la tierra, se les cambiaron las ruedas por orugas de goma. Los tractores Challenger son auténticos vehículos de alta tecnología, que ya poco tienen que ver con los de hace 50 años. Además de la serie MT 700, el consorcio Agro, con sede en Duluth/Texas, ofrece otra serie de tractores de orugas de goma denominada MT 800, cuyos cuatro modelos incorporan motores con una potencia de hasta 482 CV.

Challenger MT 745

De los tractores Challenger con orugas de goma ofrecidos por el consorcio Agro existen dos series: la MT 700, formada por cuatro modelos de 235 a 306 CV de potencia, y la MT 800, que agrupa cuatro vehículos de 330 a 482 CV. El modelo MT 475 está equipado con el motor turbo hexacilindrado Carterpillar C 9 de 24 valvulas y con la caja de cambios electrohidráulica Carterpillar 16/4, que permite alcanzar una velocidad máxima de 40 KM/hora.

 

El diccionario del campo de Ciudad Real.

-Abundante, “Eres un abundante”

La Solana, Tomelloso, Alhambra

-Abunda, presuntuoso, sabelotodo. 

-Abuelilla, tenaja de unos 80 litros,

La Solana. 

-Abuela, torta de pan sin levadura,

Alhambra, Carrizosa. 

Arrodear, arrodea, que vas por hilo; y yo también arrodeo por ir contigo.

Antonio López Marco

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez 

© Copyright  Balcón de Infantes 2019