Balcón de Infantes

 

Balcón al campo

        

Diciembre

El año 2017 ha terminado, hídricamente hablando, no ha podido ser peor, la falta de agua se ha hecho sentir en todos los cultivos, en acuíferos, embalses y pastizales todo un problema por el cual nos hemos tenido que ceñir a un paréntesis donde, nada, ni nadie hemos contribuido a ciertas aspiraciones de interés económico que en definitiva redunda en todos los parámetros del sector agrario. Con 200l. recogidos a lo largo del año, no se puede pensar que pueda cambiar el sistema leñoso a corto plazo, tanto en el secano, como en regadío, el cereal tres cuartos de lo mismo, pero, esto es diferente por varias razones la primera, es, que este cultivo en llegando el estío, ya no necesita cuidado alguno, quedando la tierra libre para aquello que merezca más confianza y en espera de las precipitaciones comunes aunque sea en ventragás como siempre ocurre; el año 2018 con la simienza que se ha podido hacer en barbechos bien sazonaos aunque algo tardía, no quita que puede ser un año normal, máxime con las precipitaciones en diciembre, en veces, han sido, 70l. calándose la labor; para barbechar también ha venido muy a tiempo esta lluvia.

Se ha acabado el año 2017 de la cristiandad, el 2145 de los budistas, el 4616 del calendario chino y el año el 5777 de la aparición del hombre en la Tierra, según la Biblia y los judíos. El tancano del tiempo en las civilizaciones que convivimos palidece ante la antigüedad del oficio más viejo de la humanida, que no es el que tan maliciosamente suponen muchos, sino el de cazar; hoy estamos viendo que esto ha cambiado, y durará… a menos que Medio Ambiente se dé cuenta de este sin fin de daños en todos los cultivos, y no digamos nada de la fauna en el ganado ovino.

“Mucho cuidado con to”

Son muchos los años vividos alrededor del campo, aunque parezca lo mismo, pos no es lo mismo, no se asemeja en na, mi pa na; en donde si se mantiene algo de la misma manera o apaecío es en el interés por aprovechar tu piazo y parte del vecino; raspalinde ha habido y los sigue habiendo; meter plantas junto a la linde era y es de espabilaos, al menos, la gente con dos deos de frente tenía la decencia de no abrirse camino derribando a los demás; en los majuelos (viña) con un marco de 2,40x2,40, o próximo, en la linde se colocaba el último perro (cepa) a 1,20 y esto fue legal mientras se araba con animales, metiendo tres zurcos de labor entre la cepa y la linde; en olivas, tres cuartos de lo mismo, dependiendo siempre del marco de plantación, esto en nuestra tierra al no respetar las lindes, se le llamaba abusar, guarraperos y asauras teníamos y no nos faltan por ahora, también hemos visto casos de arar piazos sin ser suyos ¡apropiamientos indebidos sin maldad alguna! Esto del rateo, el ansia y la agonía por medrar era la tónica de algún escabezao que no se ve harto ni en un “verde”, hoy por hoy con el modernismo y las tecnologías ya podía haber retornao, y na, está visto que el tren de la avaricia no tié estación y lo que jode de to esto es tener que darlo por bueno, otras veces se decía en estos traspieses; si esto está bien ¡que venga Dios y lo vea! Otra jodienda más dimana del poder y no es otra que esta de que el pez grande, se come al chico. Pero hay chicos o cosas chicas “que mucho cuidao”… “si la zorra te hace mal, ties que curar la herida con pelos del mismo animal”. Que la vida aunque no quieras, siempre ha sido un carnaval; me quisite, yo te quise, me olvidaste te olvidé, no vale ponerse triste, ni por cuanto ni porque.

La vida cambia y el comer con ella si pueden ustedes permitírselo, les aconsejaría a la gente adulta que no consuma nada que no le guste; pero, amigos míos, no olviden educar su paladar, convertirlo en un caballero, para que cuando llegue el triste momento de no poder comer de todo lo que le guste, disfrute porque su paladar es un señor de todo lo que coma y no menos en Navidad, no se priven. Sean felices y Feliz Navidad. 

Parrafillos: 

Una piedra rulandera

no vale para cimiento

y una dama con dos novios

nunca llega al casamiento.

 

Ni piedra redonda

ni gente de Gerona

cosa de tomar en serio

algo que aparenta broma

 

Esto de pelar la pava

Tiene mucho de que hablar

Unos la pelan de noche

Otros por la madrugá

Antonio López Marco

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez 

© Copyright  Balcón de Infantes 2017