Balcón de Infantes

COLABORACIONES

               

 

      COPLILLAS      

Las Foto de la Mili

 

Perdida entre los papeles

en un cajón de mi casa,

ha salido a relucir

una foto inesperada.

 

La misma que le mandé

a mi novia en una carta,

para que viera lo guapo

que de militar estaba.

 

Seguro que sonrió

al verme con esa facha,

el pelo rapado al cero

y el traje sin ser mi talla.

 

Hoy me ha parecido a mí

más que de risa, macabra,

al verme con un fusil

colgado a la funerala.

 

Me miro y no reconozco

la alegría de mi cara,

¿cómo puedo estar contento

teniendo conmigo un arma?

 

Siendo un arma verdadera

con cañón y con culata,

con mirilla, con gatillo,

con bayoneta  y con balas.

 

Practicábamos el tiro

sobre una esbelta montaña,

con un médico y un cura

por si algo nos pasaba.

 

Monigotes de cartón

en una fila muy larga,

eran nuestros enemigos

de una guerra imaginaria,

 

En el pecho les ponían

el centro de la diana,

y al soldado más certero

le daban una medalla.

 

Yo como nunca acerté,

a mí no me dieron nada,

hubiera sido un inútil

en el campo de batalla.

 

En el tiro de la feria

a los palillos les daba,

pero aquellas siluetas

tenían la forma humana.

 

Aun así me hice una foto

con la cabeza bien alta,

con mi gorra, mi bigote

y mi fusil a la espalda.

 

Las armas me dan horror,

a mí la guerra me espanta,

pero esta foto concreta

me da pena de rajarla.

 

Tengo otra foto perdida,

esa sí que tiene gracia,

es la que estoy con un tanque

y no quisiera encontrarla.

                   

Juan Santos Santos

jsantosbis@gmail.com

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2018