Balcón de Infantes

COLABORACIONES

               

 

      COPLILLAS     

 

Las Prisas

Hubo un tiempo que los hombres

tenían la gran fortuna,

de disfrutar de la vida.

sin tener prisa ninguna.

 

Pero la cosa cambió,

hoy en nuestra sociedad,

vamos a contra reloj

sobre todo en la ciudad.

 

Desde que nos levantamos

andamos a la carrera,

aun sabiendo que la prisa

es muy mala consejera.

 

Hay prisas muy peligrosas

que a nadie les recomiendo,

como querer llegar pronto

cuando se va conduciendo.

 

Antiguamente las prisas

estaban justificadas,

para casarse las mozas

que iban embarazadas.

 

Hoy la juventud no espera

nada deja para luego,

sobre todo tienen prisa

para el dale que te pego.

 

Con las prisas ya no hacemos

los guisos a fuego lento,

usamos el microondas

que termina en un momento.

Come de prisa y corriendo

la clase trabajadora,

comida prefabricada

en menos de un cuarto de hora.

 

Con tantas obligaciones

que tenernos los humanos,

vamos a calzón quitado

y con el culo a dos manos.

 

Las prisas inevitables

que a nadie se las deseo,

son tener un apretón

sin tener cerca el aseo.

 

Ni trabajar a destajo,

ni prisas por ser mayor,

ni acabar antes de tiempo

en las cosas del amor.

 

Cuando personas vehementes

arreando al  personal,

nos vienen metiendo prisas

a todos nos sienta mal.

 

Casi nadie tiene prisa

a la hora de pagar,

ni para irse a comer

cuando se encuentra en el bar.

 

Yo no quiero que la gente

sea lerda por mi causa,

lo mejor es actuar

sin prisa pero sin pausa.

Juan Santos Santos

jsantosbis@gmail.com

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2018