Balcón de Infantes

COLABORACIONES

         

 

 

Microrrelatos

 

Por Jorge Torrijos Fernández 

Microrrelatos, Micropoemas y otros escritossobre Cervantes y El Quijote (7)

 

113. Quijano

En la mente de Cervantes batallaban nombres y sobrenombres: Quijada, Quesada, Quijana,...Cuando estaba terminando de escribir el Quijote su inconsciente eligió uno: Alonso Quijano,  de sobrenombre el Bueno. 

 

114. Manos blancas

El médico buscó la llave, abrió la vitrina donde estaba el Quijote de Rivadeneyra, lo cogió con mucho cuidado, y lo cedió ceremoniosamente a su acompañante, que, con las manos enguantadas, lo abrió reverencialmente,... e inició su lectura: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme,......”

(Microrrelato nº 112 y 114. Versión libre de una historia que me contó Tomás García)

 

115. Don Quijote, turista por España

Don Quijote se fue al Escorial a visitar su biblioteca y a hojear algunos de sus libros; a Tenerife, a admirar su parque volcánico y a navegar entre las nubes;  a Barcelona , a leer el libro abierto de la Sagrada familia, y  por último, bajó hasta la Alhambra para ver las estrellas desde el observatorio del sultán, pasear por sus secretos pasadizos, y escuchar los tañidos de las campanas de Granada al amanecer,... y los del atardecer despidiéndole.... en el regreso a su siglo.

 

116. Los fantasmas

Don Quijote arremetió contra los molinos de vientos porque creía que eran los fantasmas de las pirámides de Egipto.

 

117. La estatua de Cervantes

Cervantes”bronceado”, y con su mano izquierda muñonada, nos mira desde el pedestal de la plaza alcalaína.

 

118. Crucificado

El leal caballero no murió crucificado entre Avellaneda y el de Pasamonte: murió tranquilo en su cama  después de hacer testamento.

 

119. El Cristo de marfil

Por encima del respaldo de su cama don Quijote tenía un Cristo crucificado de marfil, regalo de un Papa, que mientras dormía le guardaba.

 

120. Hacia las estrellas

Don Quijote se cansó de fantasear con caballeros andantes y princesas imaginarias, y se fue hacia las estrellas que con sus luces le llamaban morseando.

 

121. El móvil

Cuando don Quijote era niño, y adivinando lo que en el futuro estaba por venir,  pidió por carta manuscrita, un móvil a los Reyes Magos.

122. El patio de la casa de Sancho

En el patio de su casa Sancho tenía un membrillo y dos ciruelos, “periquitos” en los arreates y, un pozo con brocal.                                                    

                                                   

 123. En el Cartabón

Alonso Quijano tenía un olivar en el Cartabón;

lo vendió  al Caballero del Verde Gabán,

y en  trescientos libros el dinero se fundió.

 

124. Lo que no quería don Quijote de Dulcinea

Don Quijote no quería

que Dulcinea dama soberbia fuera,

 ni lujuriosa,

ni quería que se le muriera.

 

125. Al morir don Quijote

Al morir don Quijote

Sancho se hizo aguador y panadero,

y sus hijos Sancho y Sanchica

con el rucio

en el reparto por las casas le ayudaron.

 

126. El gimnasio

Cuando don Quijote llegó al Olimpo preguntó dónde estaba el gimnasio,

porque quería ponerse musculoso,

como algunos de los héroes clásicos.

 

127. La iglesia

Don Quijote y Dulcinea dieron con la iglesia del Toboso,

que estaba abierta,

y en ella entraron,

pero no se casaron.

 

128. Los mayos

De joven,

don Quijote,

el último día de abril,

y el primero de mayo,

le cantaba mayos a Dulcinea,

ensalzando sus perfectas facciones,

y sus ocultas redondeces.

 

129. El hermano de don Quijote

Aunque don Quijote no tuvo hijos

sus padres si fueron abuelos;

quizá tuvo un hermano

que engendró a su sobrina,

llamada Antonia Quijana,

que no Quijano como el hidalgo caballero.

                                                                     

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2017