Balcón de Infantes

COLABORACIONES

         

 

Apunte Gráfico

Por Mariano Lorenzo

   **************************************************************************************************************************************************************************************

Muere Quevedo, el "vocero" de la propaganda anticatalana

Muere Quevedo, el "vocero" de la propaganda anticatalana

De nuevo,  Balcón de Infantes se hace eco del tema catalán, esta vez de un artículo, con el título que se encabeza, fechado el pasado 8 de septiembre en Tarragona, cuyo autor es Marc Pons tomado de la siguiente dirección de la web http://www.elnacional.cat/es/efemerides/marc-pons-quevedo-anticatalan_189315_102.html, que tiene como protagonista a Don Francisco de Quevedo, tan vinculado con la historia de Villanueva de los Infantes, y en este caso también con la de Cataluña.

"Tal día como hoy del año 1645, hace 372 años, moría en Villanueva de los Infantes (Castilla) el escritor Francisco de Quevedo y Villegas, poeta, narrador y dramaturgo, y figura bandera de la literatura barroca castellana; que recogió y disfrutó, durante su existencia, del reconocimiento y el prestigio que le brindaron su obra. Quevedo sería una figura muy influyente en la sociedad castellana de su época. Y sería, también, un inestimable colaborador del poder; representado en aquella época por el partido cortesano del conde-duque de Olivares -ministro plenipotenciario del rey Felipe IV-, que había sometido Catalunya fiscalmente, políticamente y militarmente.

Quevedo fue el instrumento del poder hispánico para crear, alimentar y divulgar un falso relato que acusaba a las instituciones catalanas de inacción para acabar con el fenómeno del bandolerismo; y que, también, pretendía justificar la invasión militar hispánica que había desembocado en un paisaje de violencia extrema hacia la población civil catalana. Suyas son las citas publicadas en su obra, que han quedado para la historia: "El catalán es la criatura más triste y miserable que Dios creó", "Son los catalanes aborto monstruoso de la política" o "En tanto en Cataluña quedase un sólo catalán y piedras en los campos desiertos, hemos de tener enemigo y guerra".

La revolución independentista de los segadores y la alianza política y militar entre Catalunya y Francia (1642) provocó un descalabro en la corte de Madrid que se tradujo en el descrédito del partido de Olivares, que en su caída (1642) arrastraría toda la hilera de halagadores y de propagandistas que colgaba del primer ministro. Quevedo, "vocero" de gran difusión que había llegado a todos los sectores de la sociedad gracias al estilo sencillo y divulgativo de su obra, sería desterrado lejos de la corte en un pequeño pueblo de Castilla, y moriría pasados tres años -a la edad de 64- enfermo, desacreditado, marginado, olvidado, arruinado y malviviendo prácticamente de la caridad de la parroquia.

                   *******************************************************************************************************************************************************

Infantes, Oro por Extraer

Por Francisco Parra Luna

Hay pueblos en el mundo que son ricos por naturaleza pero pobres por indolencia, diciéndose de algunos que son como “mendigos sentados en bancos de oro”. Lejos está Infantes de ser un pueblo indolente, pero si hay que reconocer que han aparecido recientemente ricas vetas de este material que están pendientes de ser explotadas.

Porque a todos los infanteños nos gustaría que Infantes no descendiera  de los fatales 5000 habitantes como temió Juan Santos Santos en sus “Cinco mil y pico almas”,  lo que pondría en peligro su modesto status actual y que por el contrario: incrementara su población, que fuera la admiración de visitantes por su cuidada estructura urbana, que tuviera importantes bienes culturales  que ofrecer y que recobrara  el esplendor de épocas pasadas  cuando era uno de los pueblos con mayor número de habitantes de la provincia. Vetas visibles  de oro precioso abren hoy una puerta a la esperanza .

¿Pero se saben explotar? ¿Se pueden conseguir estos fines?. Se pueden.  Aunque siempre y cuando se elabore  una estrategia propia, siempre que se estudien a fondo las posibilidades de desarrollo socioeconómico de Infantes a partir de los tres sectores típicos: agrícola-ganadero, industrial y  sobre todo comercial-turístico (esto que en la España de 2017 se llama “ gallina de los huevos de oro”) y que en especial se persiga un nuevo tipo de turismo más culto como correspondería a Infantes en contraste con el masificado de playas  y borracheras. Y sin olvidar en absoluto lo que se puede hacer sobre la agricultura y la industria, parece acertado centrarse en el sector que presentaría mayores visos de realidad y resultados  a corto plazo, refiriéndome lógicamente a crear una nueva oferta cultural donde ya Infantes acredita una  estructura urbana que suele impresionar a los visitantes (serie de casas-palacios blasonadas, Plaza Mayor; Alhóndiga; Casa de los Estudios…) pero que, como sabemos, no da para mucho en lo económico-demográfico ya que  el indicador estadístico más relevante, su población,  se viene estancando cuando no disminuyendo en los últimos años. Estructura en todo caso insuficiente para que los visitantes programen pasar una o dos noches en Infantes, con lo cual, vienen, dan una vuelta y se van. Y se van porque  falta contenido cultural que mostrar. Y ello a pesar de los “patios”, el “pisto”, la ULI, la holografía  Dados Negros o la excelente música de la familia Hatch,  por citar solo aportaciones propias de Infantes. Esta, queridos paisanos,  es nuestra cruda realidad, lo que exige un replanteamiento global del problema como es de esperar que haga la recientemente creada “Mesa de coordinación de promoción turística” de Infantes. Naturalmente falta un hotel con 50 habitaciones pero la casa se comienza por los cimientos.

Con o sin hotel ¿qué bienes culturales podría ir creando Infantes?.  Bastantes, y sobre todo tan originales y universales que no tendrían competencia posible. Pero para comenzar y como condición imprescindible,  habría que tomar conciencia plena del problema en sus dos grandes dimensiones: primera, captar el enorme e inesperado potencial sobrevenido por ser “el lugar de la Mancha” en el Quijote; y segunda, ser conscientes de las trabas políticas que rodean este potencial. Sin haber percibido y asumido en profundidad estas dos circunstancias,  es de temer que la citada Mesa para el desarrollo turístico languidezca sin frutos notables.  Y lo que está en juego resultaría tan decisivo para Infantes y sus habitantes que sugiero se tome al toro por los cuernos.

Sobre la primera, baste recordar la importancia  mundial del hecho cervantino. Pues cuando recientemente se descubre un nuevo sol en el firmamento, la Unión Astronómica Internacional  acuerda en 2015 mediante encuesta mundial, ponerle el nombre, nada menos que  de Cervantes, a dicha estrella;  y a su cuatro planetas los nombres de Dulcinea, Rocinante, Quijote y Sancho. ¿Somos conscientes  los infanteños y los campomontieleños en general, de lo que representa este hecho, lo que representa formar parte del medio social y geográfico de donde salió literariamente don Quijote y en especial vivir en ese preciso “lugar” de cuyo nombre no quiso acordarse Cervantes?.  Porque si somos conscientes sabremos lo que hay que hacer ante tan invaluable oportunidad.

Y sobre la segunda circunstancia, la política, el tema es más delicado, porque al “mero poder” electoralista que desgraciadamente prevalece en este tipo de procesos, sean de izquierdas, de derechas o de centro, se suman  los miedos y disciplinados respetos propios de las cadenas de subordinados. ¿Qué cabría hacer, pues, ante fenómeno tan típicamente viciado que nos está afectando negativamente  como “Lugar de la Mancha”? Quizás la mejor opción es practicar una política de “hechos consumados” aunque  siempre por pequeños pasos y con un decidido apoyo intelectual y popular. Así se ha logrado difundir la conocida trilogía de libros publicados sobre el descubrimiento del “Lugar de la Mancha” en 2005, 2009 y 2015; que el Premio Cervantes de 2012 destaque a Villanueva de los Infantes ante las máximas autoridades políticas y académicas del país; la creación del Centro Internacional “Lugar de la Mancha” de Estudios sobre el Quijote (CILMEQ) en 2014; la celebración en 2015 de un  Curso de Verano en el Escorial con participación de primeros espadas mundiales del cervantismo; La Mesa Redonda Internacional también en 2015 con notables cervantistas internacionales, entre ellos el considerado número uno, Jean Canavaggio; que los Reyes se personen en Infantes por el hecho cervantino en 2016 (los tres libros citados se vieron sobre la mesa del Ayudante del Rey): la construcción del “Suspiro de Sancho” en las Cabezas de Fuenllana en 2017; el Congreso Internacional América-Europa sobre los valores del Quijote en 2017; y últimamente el monolito a la Ruta Científica del Quijote también este año. Todo hecho con poco dinero y mucho esfuerzo , gracias al magnífico equipo que tiene el CILMEQ compuesto por Federico Fernández, Manuel Fernández Nieto; Clemente Plaza, María Angeles Jiménez, Juan Antonio Gómez, Paqui Castilla, Horacio Fernández de Silva, Javier Domenech, José Manuel Valero,  Damian Solís y Miguel Medina.

Y están previstos otros pequeños pasos  como las 16 placas urbanas pendientes de instalación (el “filón de oro” básico para el proyecto DOS NOCHES); el acondicionamiento del claustro de Santo Domingo; las estatuas de Juan de León y Fray Tomás de la Virgen para completar lo que puede llamarse “Plaza de los Cuatro Quijotes” (tres infanteños históricos: Juan de León en 1521; Santo Tomás de Villanueva 1488-1555 y Fray Tomás 1587-1647; justificando así la aparición del literario  Don Quijote en 1605-15), lo que supondría una explicación bastante convincente una vez que las estatuas se colocaran en la plaza por fechas en sentido contrario a las agujas del reloj. Podría verse más claro entonces cuales fueron las razones que pudieron llevar a Cervantes a situar  a don Quijote en Villanueva de los Infantes, justo en el centro geográfico del Campo de Montiel. Y para finalizar, el Museo Abierto del Quijote, p.e. en la Glorieta, con tres esculturas absolutamente originales (Cervantes sentado en el suelo escribiendo el Quijote; un cadavérico don Quijote tumbado sobre un carro; y Sancho Panza dictando justicia en sillón regio, las tres sobre pedestales explicativos, más una cincuentena de paneles con frases extraídas del Quijote con sentido moralizante o social); o sea, no menos de una hora de visita con bancos para sentarse y mediante el pago de una entrada que financiaría al menos  un  par de puestos de trabajo.. Todo esto se puede hacer perfectamente, solo que poco a poco y con apoyo popular, para terminar convirtiendo  Infantes en un centro de “peregrinación cervantista” mundial de calidad con las consecuencias económicas y demográficas imaginables.  Es lo que otro infanteño con visión, Javier de Nova, llama “Museo Nacional del Quijote” en Infantes.

Pero aparte de los iniciales recelos políticos (extrañamente “todos contra Infantes”, como quedó en evidencia cuando se suprimió el nombre de Villanueva de los Infantes del discurso oficial del Premio Cervantes de 2012), construir estos bienes cuesta dinero, si bien hay que adelantar enseguida que lo hecho hasta ahora ha supuesto muy poco dinero público y en bastante mayor proporción privado procedente de infanteños, anónimos o no. Por no hablar de otros dos bienes culturales a añadir a la lista de hechos consumados como la desconocida simbología en el pavimento a la entrada del Cementerio (digna de pensar) o el monolito construido en su interior a la tolerancia religiosa, ambos también gracias a  infanteños anónimos.

Y se costeen con dinero público o privado, no sobraría recordar la conveniencia de aplicar ciertos principios metodológicos de obligatorio cumplimiento en toda organización con recursos imitados. Porque una vez establecida la lista de inversiones culturales (u otras) previstas para un periodo determinado, habría que proceder a ordenarlas en función inversa de su montante (I), gastos de mantenimiento (G)  más  tiempo de realización (T)¸ y directa de los beneficios sociales previstos (B). De tal manera que una sencilla fórmula matemática como: B/(I+G+T) proporcionaría un índice de prioridad de “1” a “n” que clasificaría  responsablemente las inversiones. Y solo a partir de esta imprescindible ordenación disponer del dinero necesario para comenzar con las inversiones más productivas, bien del presupuesto municipal, bien de subvenciones oficiales públicas o  privadas, bien de los propios infanteños que serían los primeros interesados.

Y antes de todo, volver a explicar y consensuar el plan con las fuerzas vivas de Infantes (ya existe un apoyo por escrito de 150 infanteños notables así como de sus últimos cinco exalcaldes) como pretende  la Mesa de desarrollo creada al efecto y donde parece que está previsto aplicar algún índice de este tipo. Ojalá sea vean pronto sus frutos, ya que Infantes lo tiene todo en este año de 2017 para su despegue como una potencia turístico-cultural de primer orden, principalmente por su calidad. Sólo hay que recordar y con fuerza los dos requisitos a cumplir: ser conscientes de nuestro potencial y saber fintar silenciosamente y sin daño para nadie los despreciables  intereses políticos en juego. Lo hecho hasta ahora en solo cinco años demuestra que es perfectamente posible.  Y si esto no es oro, queridos paisanos, se le parece mucho.

           *******************************************************************************************************************************************************************

El invento de la Nación

Por José Ignacio Ruiz Rodríguez

Ahora, cuando el tema de Cataluña ocupa buena parte de los noticiarios y secciones de opinión en los distintos medios de comunicación, incluimos en Balcón de Infantes un artículo de nuestro paisano y colaborador José Ignacio Ruiz, publicado también en el diario La Razón del martes 12 de septiembre, en el que analiza, a la luz de la Historia, la cuestión del Estado nacional.

 

 

Desde finales de este último siglo

el estado nacional está dando síntomas

de agotamiento y el resurgir de intentos

de nuevos estados no es sino el mejor

indicio de su crisis.

 

El Estado-nacional, con toda construcción histórica y por tanto creación intelectual y material del hombre, tiene su temporalidad. No ha existido siempre. Digamos que tiene su fecundación allá por el siglo XVI y podemos decir, que se va gestando a los largo de los siglos XVI, XVII y XVIII, lo que algunos llaman el surgimiento del Estado Moderno (basado en una creciente modernización, racionalización y centralización, burocracia, milicia y hacienda). Hasta que finalmente tienen lugar el alumbramiento de los Estados Nacionales, que, según los casos tienen lugar a finales del siglo XVIII en los EEUU. El caso del Reino Unido de Gran Bretaña, Escocia e Irlanda, un curioso pionero ejemplo de un largo proceso que se inicia en 1668, con la llamada revolución Gloriosa, le sigue el Acta de la Unión con Escocia en 1707 y que se culmina en 1800-1801 con el Acta de Unión con Irlanda. Por tanto proceso de unión (agregación) en una monarquía unitaria, constitucional y soberana, porque tiene un único soberano: el monarca.

El caso más conocido y referenciado es el del Estado-nacional francés. Cuyo alumbramiento vino acompañado por los estertores de la Revolución Francesa y las Guerras napoleónicas. Es decir, un estado-nacional que se levantó sobre las cenizas del derrocado estado del Antiguo Régimen, encarnado en la Monarquía absoluta de Luis XVI.

Cierto que las guerras napoleónicas actuaron de acicate y trataron de derrocar por toda Europa el viejo orden y sustituirlo por el de los nuevos Estados-nacionales. Pero en realidad su gestación estaba avanzada por buena parte de Europa y de América. Por tanto, a partir de los inicios del siglo XIX, en todo el mundo occidental se abrió un largo período que llegará hasta la Gran Guerra, en el que se sucederán sin parar la floración de múltiples Estados-nacionales. Y lo hacen sobre realidades políticas muy diversas y con justificaciones de lo más variado y en algunos casos pintoresco.

Tenemos la realidad del complejo mundo germánico. En un caso, un príncipe elector del Sacro Imperio, el de Brandemburgo, consigue el título de rey de Prusia (1701) y a partir de este patrimonio dinástico, embrionario, engendrará lo que algo tardíamente sería el Estado-nacional alemán de Bismarck y que vio la luz en 1871. Contrariamente a estos procesos de construcciones nacionales, los restos del Sacro Imperio, nucleados por el archiducado de Austria, el reino de Bohemia y el reino de Hungría constituirá la monarquía austrohungárica que tomaría el camino de Imperio hasta el final de la I Guerra Mundial.

El caso italiano. También con características propias. Muy dividido en reinos, ducados, repúblicas. Algunos de ellos vinculados con poderes distintos:  con la monarquía española, con el Sacro Imperio y el dentro peninsular constituido por  los estados pontificios, era un mosaico difícil de armonizar, pero que tuvo su éxito allá por 1861.

Otra realidad bien distinta y sobre justificaciones diferentes, en este caso de independencia, son los Estados-nacionales republicanos que se levantaron por todo el centro y el sur de América.

El caso español, muy complicado de resumir, porque podría ser la historia del siglo XIX hasta nuestros días. Bástenos decir, que contrariamente a otras realidades históricas, en el caso de España no ha habido unidad de criterio a la hora de construir el Estado Nacional. No sólo se confrontaban dos visiones contrapuestas sobre el estado: los que consideraban que debía seguir la monarquía absolutista y los que defendían una monarquía constitucional (con sus diferencias). Resultado, tres guerras civiles, las guerras carlistas o cuatro si contamos la del 36. En la que se acabó imponiendo la idea del Estado-nacional, ni lo sigue habiendo en nuestros días.

Podemos concluir que el estado nacional es una construcción histórica que tiene su propia historicidad. Tiene su origen en la liquidación del Antiguo Régimen y se desarrolla a lo largo de los siglos XIX y XX. Desde finales de este último siglo está dando síntomas de agotamiento y el resurgir de intentos de nuevos estados no es sino el mejor indicio de su crisis.

 

              ****************************************************************************************************************************************************************  

Pasanteando en América  

por Lola Romero   

De miedo

Ya está aquí Halloween un año más, así que llevamos unas cuantas semanas viendo, y sufriendo, los cementerios de cartón piedra, los esqueletos de plástico poblando jardines, las telarañas en los setos y la niebla sintética accionada por las noches.

Y he perdido la cuenta de las calabazas de plastilina y fantasmas hechos con platos de cartón y papel higiénico que ha hecho mi hijo en su clase. Me hace gracia porque en su “cole” han colgado esos fantasmas del techo, y han llenado los murales de arañas, brujas y personajes como Frankenstein, todo en plan monísimo e infantil, pero parece como si ya los estuvieran entrenando para los “pasajes del terror”. ¡Y tienen 4 años!

Pero qué os voy a contar… si todos hemos visto las imágenes miles de veces en la televisión o el cine. Incluso, gracias a las películas y las series, se puede ver la evolución de la celebración a lo largo del tiempo. Por ejemplo, hasta hace unos veinte años, la fiesta era más “casera”, con las calabazas “frescas” decorando las entradas a las casas, o los disfraces hechos con trapos y ropa vieja que había por casa. También me cuentan que los dulces que se ofrecían a los niños eran elaborados en casa, como las manzanas asadas recubiertas de caramelo, típicas de esta fecha. Pero ahora todo se compra envasado: desde los disfraces a esas manzanas, y, por supuesto, la decoración.

También parece que se ha puesto de moda últimamente lo de las Casas Encantadas. Me consta que en España en los últimos años se está copiando la idea para esos días del puente de “los Santos”, pero a modo anecdótico, así que no estoy muy segura de su popularidad. Sin embargo aquí, en las revistas informativas que recibimos de vez en cuando, para los próximos días he contado unas quince en los alrededores, muchas de ellas, subvencionadas si no organizadas, por los “ayuntamientos” (o esa especie de consistorios que tienen por aquí). Algunas de ellas tienen diferentes pases según las horas, así puedes ir con toda la familia, o esperarte lo peor si ya es cierta hora por la tarde y vas con tus amigos quinceañeros.

Pero de entre todo, en estos cuatro años, me quedo con el anuncio del concierto de la Orquesta Sinfónica de Houston. Literalmente ofrece: “una noche de sonidos y criaturas espeluznantes destinado a duendes y demonios de todas las edades (…), e hipnotizará a la audiencia con una actuación de pesadilla plagada de cuernos horribles, fagots hechiceros y violonchelos escalofriantes”. 

¿Quién se apunta?

                     **********************************************************************************************************************************

Rincón Literario

Loa al Pisto

 

¡Oh, delicioso manjar

de los Campos de Montiel

que se ha de cocinar

en artesana sartén!

 

El tomate y el pimiento

en perfecto maridaje,

forman perfecto engranaje

en Cuaresma y en Adviento.

 

Hablando del recipiente

donde el pisto se elabora,

es de pura artesanía,

de las manos y la mente

de un Gildo al que se adora

por su perfecta armonía.

 

¡Qué barahúnda, qué alegría

la tarde de la "cortá",

en la víspera del día

de la famosa "fritá".

 

Verde esmeralda el pimiento

y rojo vivo el tomate

al unirse, un sentimiento:

el mejor es el de Infantes.

Si al binomio le agregamos

un buen magro y la panceta

es un hecho que logramos

un pisto con etiqueta.

 

El tomate y el pimiento

con el aceite de oliva,

¡qué gastronómico invento

cuando la mezcla se activa

en constante movimiento!

 

¡Qué bendición de sabores

y qué sublimes olores

el de los dos ingredientes,

cuando juntan sus colores

y sus variados nutrientes!

 

Ya el pisto se ha terminado,

ya se puede repartir,

larga cola se ha formado

para un plato conseguir.

 

En el Guinness y en la historia

para siempre ya estará,

pues se queda en la memoria

este manjar de la gloria

que a todos nos gustará

 

QUINTETO (Acróstico)

Producto vegetal del hortelano,

Inefable sabor del paladar

Supiste por el Guinness figurar.

Te dieron tratamiento soberano

Obligado invitado del yantar. 

Ignacio Santos Gutiérrez

Octubre, 2017.

 

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2017