Balcón de Infantes

COLABORACIONES

         

 

Apunte Gráfico

Por Mariano Lorenzo

   **************************************************************************************************************************************************************************************

Universidad Libre de Infantes « Santo Tomás de Villanueva » Ahora que cumplimos 5 años (II)

Este año, tendremos una jornada dedicada a  nuestro Don Francisco de Quevedo,  con el sugerente titulo de “Buscando a Quevedo”,  como si no estuviese claro donde encontrarlo; sus restos descansan, ya, definitivamente en nuestra iglesia de San Andrés Apóstol, como lo dejó certificado la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Compltense y ratificado por la Real Academia Nacional de Medicina; también  podemos encontrar a Quevedo en la vasta e impresionante obra de nuestro gran lírico, el mejor poeta de las letras españolas y extraordinario prosista del barroco.

Sí que quiero hoy recordar que hay una interesante obra  literaria de Don Francisco,  que  une a nuestro gran lírico con nuestro Patrón, nuestro Santo Tomás de Villanueva;  “la Vida de Santo Tomás de Villanueva”.

Quevedo que mostró una gran admiración por Santo Tomás, fray Tomás, a quien llamo “Santo español y gran español” , sintio  además un interés especial por Don Fray Tomás, debido sin duda a la conexión de ambos  con Villanueva de los Infantes , por la  relación que tuvo Quevedo con las personas participantes en el proceso de beatificación del beato fray Tomás, sin duda  Quevedo preocupado por la corrupción y la dejación de funciones de los gobernantes de la época, tanto civiles como religiosos, admiraba la ejemplaridad del beato Tomás como prelado eclesiástico, la extrema humildad de un hombre que rehúye los cargos y las distinciones pero que una vez aceptada la prelatura, por razones de obediencia, tuvo que imponerse en la entonces revuelta sede valenciana con gran heroicidad dando ejemplo de austeridad, mirando por encima de todo el bien común y dando constante ejemplo de amor al prójimo compartiendo todo con los mas necesitados, al extremo de ser conocido como el loco de la caridad, el santo limosnero.

 Quevedo escribió la llamada “Historia Grande de Santo Tomas de Villanueva”, obra a la que dedicó diez años de trabajo, o eso se decía cuando a una obra se dedicaba un largo periodo de tiempo, mas  nunca llego a publicarse o quizás se perdió, en cualquier caso, nunca hasta hoy ha podido ser encontrada.

Llegadas las fiestas de beatificación, los agustinos vieron en Quevedo, un personaje de éxito en la corte, piadoso, de formación profundamente religiosa que acababa de llegar de su estancia de la Italia que tanto gustaba y donde según  autores dirigía una red de espionaje, y sobre todo Quevedo ya era un escritor indiscutible; fue el agustino Fray  Juan de Herrera el encargado de pedirle a Quevedo un Epítome a la historia de la vida ejemplar y gloriosa muerte del bienaventurado Fray Thomas de Villanueva, religioso de la Orden de San Agustin y arzobispo de Valencia. Este Epítome, el primer texto en prosa de Quevedo, que  escribió en doce días, ha sido calificado por los críticos como una sobria y elegante obra de la prosa castellana. El epítome debía estar acabado para las fiestas de beatificación de Fray Tomás que habían de celebrarse en Madrid el 18 de septiembre de 1620, así lo hizo Quevedo.

Aquí conviene recordar la relación de las fiestas también  organizadas en Villanueva de los Infantes  por la beatificación de Fray Tomás García escrita  por nuestro gran humanista y maestro de gramática Bartolomé Jiménez Patón, buen amigo de Quevedo, el  inédito  manuscrito  estuvo perdido  durante mucho tiempo y finalmente  los doctores Javier Campos Fernández de Sevilla y Abraham Madroñal Duran tras revisar y modernizar con toda su maestría el texto, y el pasado año la Universidad Libre de Infantes “Santo Tomás de Villanueva” tuvo el placer de editarlo.

Las fiestas de beatificación de Santo Tomás, se celebraron en diferentes lugares, hay noticias de las fiestas celebradas en Valencia, en Sevilla; más resonancia habían de tener, claro está, la canonización de Fray Tomás y por ello  se celebraron unas importantes fiestas en Cartagena de Indias, donde nuestro también paisano Juan de Cueto y Mena, boticario a la sazón en Cartagena,  escribe la Paráfrasis panegírica en forma de coloquio de la milagrosa vida, y muerte del ilustrísimo Seños Santo Tomás de Villanueva , Arzobispo de Valencia, el boticario infanteño recurre al Epítome de Quevedo para  incluir los datos biográficos del Santo.

Cueto y Mena tuvo un gran éxito en Cartagena.

Por tanto este curso 2017 a punto de entrar en el IV Centenario de la beatificación de Santo Tomás, celebramos a los dos hombres grandes con el ciclo ya mencionado “Buscando a Quevedo”, y en septiembre  tendremos una jornada especial con una conferencia magistral con el título “ Santo Tomás de Villanueva y su epigonismo espiritual”.

Y que mejor que preparar el centenario de la beatificación de nuestro Santo Patrón  a celebrar el próximo año 2018,  leyendo esta obra de D. Francisco de Quevedo el Epítome a la vida de Fray Tomás de Villanueva”, déjenme recordar un pequeño trozo del final,  escribe Quevedo “Oh monstruo de santidad que supiste merecer los cargos y despreciarlos y servirlos; a quien fue martirio la mitra, afán el arzobispado, la renta necesidad, los pobres  hijos, y la grandeza y dignidades mortificación; tan santo que supiste fortalecer la ciencia y doctrina de humildad; tan docto, que bastaste a asegurar la doctrina y estudios con los tesoros de la misericordia,  tan rico que socorriste todos los pobres; tan pobre , que tu desnudez, ni parientes no participaron de tu riqueza porque acudiste antes a la parentela del Padre Soberano… “

 

Rafael M. Ruiz Rodríguez

Secretario General U.L.I. / Mayo 2017-05-11

www.universidadlibreinfantes.com

 

    *************************************************************************************************************************************************************************************

Experiencias como Turista

Hacia tiempo que no me asomaba al “Balcón”. Por circunstancias cambié de domicilio y vivo ahora fuera de nuestro querido pueblo. Pero las raíces no se pierden y nos atraen no solo a volver,  sino a hacer algo por nuestra patria chica.

Hace unos días organicé una excursión al pueblo, con gente de la Asociación Espejo de Alicante, a la cual pertenezco en dos de sus actividades como son poesía y pintura y aprovechando que se está celebrando el 75 aniversario de Miguel Hernández, propuse a la Asociación una excursión para hacer un recital de poesía que abarcara poemas de  Miguel Hernández y de Francisco de  Quevedo. Dicho y hecho: propuesta a la Concejala de Cultura, propuesta a la Orden Literaria Francisco de Quevedo y sintonía total para organizar el recital, por lo que públicamente doy las gracias a ambos.

Y ahora viene lo de la experiencia como turista: Vimos una agencia de viajes pero nos mandaba a dormir a Valdepeñas, lo cual no me gustaba, así que decidí organizar la excursión por mis medios para que al menos quedara algún beneficio en mi pueblo.

Primer inconveniente las casas rurales que quedaban libres (al parecer había un boda grande eses días y estaban casi copadas) no cabíamos todos, por lo que tuvimos que dividir a excursión con el agravante de que una de las casas estaba céntrica y la otra algo mas alejada.

Segundo inconveniente los restaurantes: no era fácil encontrar para que pudiéramos entrar en uno los 40 excursionistas. La cena pudimos hacerla en el restaurante La Pámpana, donde fuimos atendidos magníficamente por Manolo, con precio accesible. El sábado se organizó una visita a Torre de Juan Abad, donde por cierto nos atendiera Don José Maria Lozano en la Casa de Quevedo y Don Urbano en la Iglesia, donde nos hicieras las delicias explicándonos su Órgano Histórico, su retablo del altar mayor, etc, quedándonos sin tiempo para visitar el Santuario de la Virgen de la Vega, que data de los tiempos de Los Templarios.

Después  comida en un restaurante que hay cerca de la localidad de Torre de Juan Abad, y que regenta mi amigo José Antonio Medina, donde comimos extraordinariamente y con un buen precio , acorde con la calidad.

Ya por la tarde en la Alhóndiga tuvo lugar el recital ante un selecto público que llenaba por completo el aforo, resultando un completo éxito, tanto de la Orden Literaria Francisco de Quevedo, como del Grupo Amarilis de la Asociación Espejo de Alicante. Después un vino de honor para todos.

Al dia siguiente con el guía Enrique Mata, visita a lo más emblemático de Infantes –todo a la carrera, por cierto- y posterior vuelta para Alicante con parada para comer en los Baños de Benito, donde igualmente nos pusieron un menú excelente con un precio más que accesible..

Hasta aquí los hechos acaecidos. Sin embargo no me quedo con las ganas de hacer algunas puntualizaciones sobre el turismo en Infantes:

- No caber un autobús completo en ningún establecimiento hostelero es realmente una rémora. Si se tienen que marchar fuera no comen, no cenan, no duermen, con lo que los ingresos que dejan los turistas son ínfimos.

-Al estar solo dos horas y algo visitando La Alhóndiga, La Parroquia, La Casa de Los estudios, la calle Santo Tomás, La celda de Quevedo, y la calle Mayor, se hace todo deprisa sin apenas tiempo de tomar un café o unas cañas, ya que había que salir rápido  para llegar con tiempo a la comida y posterior visita a Alcaraz, de paso para Alicante

Por tanto las conclusiones que llego al visitar el pueblo como “turista” es que si no se toman otras medidas estaremos “haciendo el primo” pues el turismo que nos visita es el del “papel albal”: Se llevan el bocadillo de media mañana, tiran el papel, después pasan a W.C de cualquier Bar y tiran de la cadena 40 o 60 veces. Y después se van a comer y a dormir a Almagro o Valdepeñas: Todo un negocio para Infantes.

Mientras las infraestructuras  no amplíen plazas para dormir al menos una excursión completa, mientras sea difícil encontrar restaurantes que quepan y que el precio sea  acorde con el tipo de turismo que nos llega y mientras no entretengamos mas a los turistas enseñándoles patios, capillas, iglesias, museo,  etc.  y por supuesto dejándoles tiempo para compras, Infantes no despegará en materia de turismo.

Se ha conseguido lo difícil que es que Infantes sea un referente cultural a visitar dentro de Castilla La Mancha, así que organicémonos para aprovechar esos recursos que nos pueden llegar por esta via.

Por otra parte está la visita al Campo de Montiel, con un sinfín de lugares a visitar como por ejemplo el que hemos referido de Torre de Juan Abad, pero que bien pudieran ser Montiel con su Castillo, Villahermosa con su magnífica iglesia, Ruidera, San Carlos del Valle, etc.etc.

Lo demás es aprovechar migajas de lo que pudiera ser un buen banquete.

                                                                               F.S.

 

   ****************************************************************************************************************************************************

Pasanteando en América  

por Lola Romero   

Cangrejos

 

Los que me conocen bien saben que no como cangrejos ni, en general, nada de marisco y crustáceos. En mi casa tampoco somos de ir a cogerlos al pantano o a los ríos, pero sí he tenido que cubrir para la tele el inicio de la temporada, o el trabajo del centro El Chaparrillo para preservar el cangrejo autóctono.

Y como precisamente ahora empieza en la región la época (o eso creo) de coger estos “bichos”, me he acordado de los festivales que al principio de la primavera salpican Texas y Louisiana, cunas del cangrejo americano que conocemos en nuestra tierra, y que es el que ha acabado, o casi, con esa especie autóctona que decía más arriba. No sabía yo esto, que los cangrejos que ahora se comen en Infantes descienden de los pantanos de Louisiana, y que se introdujeron a principios de los años 70 en la cuenca baja del Guadalquivir debido a su crecimiento más eficaz y su mayor resistencia, y que, entonces, se pensó que podría satisfacer la demanda que en esos momentos existía. Poco sabían en aquellos años sobre la bacteria que portan los crustáceos americanos y que fue la verdadera causa de la casi desaparición del cangrejo patrio.

Así que, otra vez uniendo mi “terruño” con América, lo que veis en la foto es una bandeja de cangrejos preparados al estilo de Louisiana, muy popular aquí en Texas, de la que dieron buena cuenta algunos de mis amigos en uno de los festivales de esta zona. Picaban muchísimo según me contaron, pero eso no parecía restar velocidad de consumo a los cientos de americanos que se congregaban en aquella pradera. Y es que los “crabs” o el “crawfish” como llaman aquí a los cangrejos, son un plato muy típico y muy apreciado, sobre todo al sur de Estados Unidos.

Culturas tan lejanas, tan diferentes, pero con gustos parecidos. Aunque sólo parecidos, porque no creo que en La Mancha abusemos tanto del picante como por esta zona…

          

******************************************************************************************************************************************

Rincón Literario

Primera traducción de El Quijote al mandarín

En un mundo globalizado no parece un gran hito traducir una obra maestra de uno de los idiomas más hablados en el mundo a otro. Sin embargo, hace tan solo 39 años que El Quijote fue publicado en China en su traducción directa del español, y fue gracias a una gran intelectual: Yang Jiang.

Yang Jiang nació en Pekín en 1911, estudió  Ciencias Políticas en la Universidad de Sochoow y Literatura Extranjera en la Universidad de Tsinghua, allí conoció a su marido el también escritor Qian Zhongshu. Formaron la pareja de mayor prestigio literario en el país durante el siglo XX. Juntos viajaron en la década de los treinta a Francia y Reino Unido.  Jiang tradujo numerosas obras de teatro al mandarín.

 La puerta de entrada a la literatura española fue su traducción (a partir de una traducción francesa) de El Lazarillo de Tormes. Se decidió a aprender español a los 48 años y en 1956 publicó la traducción de Gil Blas y empezó a trabajar en El Quijote. Tenía  ya tres cuartas partes de la obra traducida cuando estalló la Revolución Cultural. El matrimonio fue enviado al campo de trabajos forzados, en esta experiencia se basó Jiang para escribir la que acabaría siendo su obra más conocida: Seis historias en la escuela de cuadros.

En 1972 pudo volver a Pekín donde inició de nuevo la traducción que finalmente pudo ser publicada en 1978, y de la cual han sido distribuidas más de 700.000 copias.

En 1986 fue condecorada con la medalla Alfonso X El Sabio por su contribución a la difusión de la cultura y literatura española en China.

Murió el 25 de mayo de 2016, a los 104 años, en un hospital de Pekín.

 De escritores.org

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2017