Balcón de Infantes

COLABORACIONES

         

 

Apunte Gráfico

Por Mariano Lorenzo

   **************************************************************************************************************************************************************************************

           IV Centenario de la Beatificación de Santo Tomás de Villanueva

Libro De Las Profesiones- III Convento De Dominicas De Santa Ana

1600- 1630

Fray Domingo de Baltanás

A los pocos años de la fundación del convento de Santa Ana, por Fray Domingo de Baltanás, en 1540, construido en terrenos de su propiedad, se inicia la cofradía del Santísimo Rosario. Debemos recordar que Fray Domingo de Baltanás, nació en Villanueva del Arzobispo, el día 22 de julio de 1488, gran filósofo, teólogo y escritor uno de los hijos destacados de la Orden de Predicadores. Permaneció unos años en el convento de la localidad, tras su fundación.

Realizó varias fundaciones de conventos, las inicia en Úbeda, Baeza, La Guardia, Salamanca, Sevilla, Zafra, Lepe, Iznatoraf, Villanueva…

Publicó más de veinte obras de las que destacaremos “Manual de la Orden de Predicadores”, “Compendio de Filosofía Natural, “Doctrina Cristiana”, Enchiridión de Estados”, “Vida y hechos notables del real Profeta David y excelencias del Salterio”, “Sermones”.

Según la documentación del convento fue confesor de Carlos I, aunque parece que todos los documentos estaban en propiedad de su sobrino.

La Inquisición abre un proceso contra él  a finales de 1561. Fue desterrado a Alcalá de los  Gazules, donde murió en 1568. 

Las primeras monjas del convento

Un interesante documento del archivo dominico nos permite conocer la primera comunidad que inauguró el convento y las sucesivas ordenaciones de religiosas, el vicario y priora que las ordenaban y la dote que entregaban. Sor Dominica de Santo Tomás de Aquino fue la primera priora, procedente del convento de Baeza; la primera novicia que tomó el hábito, el 8 de abril de 1542 fue Sor María de Jesús.

RELIGIOSIDAD EN VILLANUEVA. SIGLOS XVI-XVII

Al l santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta, llegarían en 1583,  los carmelitas, procedentes del convento de El Calvario, situado en las proximidades del río Guadalquivir a unos diez kilómetros de este lugar. Por aquí dejó sus huellas el místico  Juan de la Cruz. En los primeros años del nuevo siglo, XVII  serán los monjes basilios los responsables de custodiar a la Virgen de la Fuensanta, hasta 1618 en que se establecen en Villanueva. Un documento del convento de las dominicas dice: “El Padre Francisco Manjón murió en el año 1571 tras  fundar en este pueblo un convento para dominicos. Como estos no pudieron venir, se bajaron los padres basilios. Esta orden impulsó  la fundación de varias cofradías: La del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Soledad. 

 El santuario será largo tiempo abadía secular. Se publica en 1679,  la obra de Escudero de la Torre: “Historia de los célebres Santuarios del Adelantamiento de Cazorla”.

En la localidad el convento de franciscanas, se inicia  y consolida a lo largo del siglo XVI. En la Iglesia Parroquial de San Andrés se funda en 1610, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Otras cofradías que hemos podido conocer su fundación son La de la Limpia Concepción, la Vera-Cruz, de Ánimas y posteriormente la de Nuestra Señora de la Fuensanta.

La ermita de la Virgen de la Cabeza,- a escasa distancia del convento de Santa Ana-  patrona de los pastores que celebraban la fiesta el último domingo de abril. Aquí se veneraba la imagen de la Virgen de la Cabeza con el niño Jesús y un busto que llamaban de Jesús del Monte. En el altar mayor hubo un medallón de piedra berroqueña, que ocupaba el centro del retablo. Alrededor del medallón se leía “Esta imagen mandó hacer Pedro Baltanás Megias, alcalde en el año 1571”.

Una serie de pequeñas ermitas se distribuyen por distintos emplazamientos de la villa: ermita de San Pedro, de la Virgen de las Nieves, de la Magdalena…

Los habitantes de la localidad en los periodos de 1591 y 1609 fueron 4828 habitantes y en 1609  aumentó a 5400.

TOMAS DE HÁBITO, 1600-1610

Se inicia este periodo  con la toma de velo de - Sor María de San Jacinto  en 1602  y finaliza con la de  Sor María de  los Ángeles.

En la primera década profesan 13 religiosas. Las fechas elegidas para profesar van desde marzo, agosto, en algunos casos repiten, día de nuestro padre Santo Domingo,  en la Natividad de la Virgen y  San Miguel. Las prioras en este periodo son Ángeles Calvo Bago,  María de los Ángeles  Baltanás, Sor María de Santo Domingo Sor Ana Jurado, en varios periodos; Los vicarios son  Fray Jerónimo  Caro, Fray Juan Moyano, Fray Juan de Mesa, Fray Juan Gómez y Fray Bernardino Luzón.

Profesan dos hermanas Sor Luisa de Santa Clara y su hermana Sor María de San Pedro, el cuatro de  agosto, de 1609.

En cuanto a las dotes, van desde los quinientos ducados, más ciento para sus gastos;  a los cuatrocientos cincuenta ducados en cartas de censo; incluso en algunas tomas de hábito, no se ponen datos ningunos de la dote. “Como dote 500 ducados, 200 luego y 300 a dos plazos”  (Nos puede dar idea de las dificultades económicas de algunas personas deseosas de tomar los hábitos).

En numerosas anotaciones al lado del nombre de la religiosa escriben (Viven hoy)               (Continúa en el próximo número)

  

Manuel López Fernández, cronista oficial de Villanueva del Arzobispo (Jaén)

     *****************************************************************************************************************************************************************************************************************

IV CENTENARIO DE LA BEATIFICACIÓN DE SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA

 

Santo Tomás de Villanueva repartiendo limosnas, de Juan Valdés Leal. Perspectiva muy original su barroquismo se manifiesta en la teatralidad de la escena. La obra se encuentra en el Museo del Paso (EEUU)

Nota de la Redacción: Los dibujos de esta sección han sido tomados del libro Iconografía Comentada de Santo Tomás de Villanueva, de Jorge Solís Piñero. Así mismo los textos han sido resumidos de los que aparecen en el citado libro.

Miguel Medina

      *********************************************************************************************************************************************************

 

Pasanteando en América  

por Lola Romero

Primaveral

 

 

Ha empezado a hacer calor ya en Houston y alrededores. No tanto como otros años por estas fechas, así que tengo esta vez sensación de primavera: temperaturas templadas, sol que empieza a calentar, plantas floreciendo, árboles recuperando las hojas, hierba y césped tornándose verde, cantidades ingentes de polen, y fragancias florales flotando en el aire.

Me ha pasado ya tres o cuatro mañanas que, mientras cruzo el pequeño jardín que separa el “parking” del trabajo del edificio donde está la oficina, el olor a hierba, plantas, vida en definitiva, me ha recordado muchísimo a las primaveras infanteñas. A esos años en los que la Semana Santa ha venido cargada de sol y buen tiempo, a aquellos abriles en el colegio y el instituto cuando (¡por fin!) empezábamos a pasar los recreos en el patio.

Ya he contado muchas veces que soy muy “sensorial”, que los olores, la música, los rayos de sol impactando de determinada manera en mis ojos, o en la piel, me hacen recordar, y unas veces me pongo melancólica y otras veces simplemente disfruto de las buenas vibraciones que me traen esas memorias y sigo adelante, con el día a día. En esta ocasión, ha sido más lo segundo que lo primero, los buenos recuerdos han mejorado mi humor y las ganas de disfrutar del momento y de salir más a la calle, por ejemplo con mi hijo a montar en bicicleta, o a observar las plantas que tengo en el jardín (las que veis en la foto), y que no tengo ni idea de qué son…

Sin embargo, anticipo que, como todos los años, cuando se acerque el Jueves Santo y el Viernes Santo, me acordaré de las reuniones familiares y de las procesiones, y de los olores y músicas que no podré revivir aquí. Y entonces sí que me pondré un poco triste porque hace ya cinco años que vi la última procesión, y canté con el coro “La hora de Nona”, y disfruté con mis amigas de un Sábado Santo en el campo. ¡Ah!, y que no se me olviden los rosquillos. Cinco años sin “catarlos”…

Ya veis que os cuento casi lo mismo marzo tras marzo, o abril tras abril, y cambia poco mi percepción y lo que echo de menos algunas cosas del pueblo. Aunque intento no estancarme estos días, y busco planes con amigos y nuevas tradiciones que ayuden a disfrutar más de esta etapa.

Y por eso el que este año haya primavera aquí y me traiga buen humor, ayuda mucho. Eso sí, no sé lo que durará, pero probablemente poco. De aquí a nada volverá otra vez el calor sofocante que caracteriza a esta parte del globo, y las tardes que ahora da gusto pasar en los parques, tendremos que disfrutarlas enclaustrados al “abrigo” del aire acondicionado. Qué le vamos a hacer.

Vosotros que podéis… ¡Disfrutad de la Semana Santa y de la primavera!

                         *********************************************************************************************************************************************************

Rincón Literario

A Santo Tomás (Soneto)

(En el IV Centenario de la beatificación de Sto. Tomás de Villanueva)

Esencia de la tierra castellana

de la Mancha, maná providencial,

de Infantes, su diadema soberana

tejida de brillantes y coral.

 

El eco de tu voz angelical

derramó por Valencia su ambrosía

y en aquella floresta virginal

se percibe su aroma todavía.

 

Espejo de virtud conmovedora,

regaste con tu mano bienhechora

los campos inefables del Señor

 

y brotaron espigas celestiales

que dieron, generosas, sus caudales

     a la España del gran Emperador.

Ignacio Santos Gutiérrez

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2018